Los Fondistas: ¿Existe seguridad en las pruebas en que participamos?

miércoles, 14 de agosto de 2013

¿Existe seguridad en las pruebas en que participamos?

Hoy se me ha puesto la carne de gallina leyendo el relato de un cicloturista y médico que participo este año en la Quebrantahuesos y fue quien dío la ayuda médica a un escoces que casi se mata. Esto debe darnos que pensar.

Bueno, ya ha corrido mucha tinta acerca de la QH 2013, muchas impresiones positivas y muchas negativas basadas en los avituallamientos, llegadas, colas de espera, comidas, etc. Aquí cada uno tiene su opinión sobre hechos que tienen una importancia relativa. Pero ahora, con todo más sereno, toca ir a lo importante, a la salud, a ese momento en el que por desgracia uno se juega la vida como causa de un accidente.

A partir de aquí son hechos reales. Quizás alguno de vosotros recuerde a un ciclista tendido en medio de la carretera al final de la bajada de somport, en la zona llana a poco del inicio de Marie Blanc. Cuando yo pasé por allí el muchacho, un escocés que venía explícitamente a hacer la QH se acababa de caer. En el asfalto un charco de sangre y un coágulo de gran tamaño. Paré porque soy médico y pensé que algo podía hacer. La primera impresión horrorosa: lesiones graves faciales con exposición del macizo óseo, traumatismo craneoencefálico grave con nivel de conciencia desastroso, sospecha de hemorragia intracraneal y otorragia, golpe fuerte en la espalda que a la exploración sugería una fractura de columna vertebral. Solicitud de ambulancia medicalizada para asistencia avanzada (UVI móvil) con extrema urgencia. Treinta agónicos minutos estuvimos esperando para que al final llegara una ambulancia de cuidados básicos, sin cuchara para lesionados medulares, sin colchón de vacío para inmovilizar y con una enfermera. Cargamos al paciente con un tablón rígido y 15 minutos después (45 desde la llamada) llega la ambulancia medicalizada que nos indica traslado a oloron en Francia. Yo, de médico, con mi maillot y mi culotte. Llegamos a Francia y el scaner es concluyente: hemorragia intracraneal intraparenquimatosa a nivel parietal, fractura de L3 y fractura de T8 en cara anterior y posterior, inestable y con marcado edema en soma vertebral. Se suturan todas las lesiones faciales y la médico francesa recomienda traslado a un hospital español con unidad de neurocirugía y en ambulancia de cuidados intensivos. En este momento, sobre las 12 horas si no recuerdo mal el servicio sanitario francés contacta con la coordinación de la carretera para gestionar el traslado e indican que mandan una ambulancia. Pasan las horas y tras volver a llamar sobre las 2-3 de la tarde no hay nada de la ambulancia. Tiene el seguro de la carrera pero no parecen dispuestos a hacer el gasto del traslado. Por lo que se me propone que vaya yo de médico en una ambulancia que hay allí. Veo que no saben nada y les transmito que hace falta no solo un médico sino una ambulancia con material necesario. Vuelta a empezar. No hay respuestas ni ambulancia hasta que pido que se me envíe por fax la nota de coordinación médica de emergencias en la que quede claro, nombre y apellidos de los que han participado en este desastre, indicación de médico de coordinación de emergencias dando instrucciones claras y concisas. Ante esta petición prometen la ambulancia, indican que el centro es el clínico lozano blesa y que contactemos con ellos para in formarles del traslado.
Surrealista. A las 9 de la noche no queda nadie en el teléfono de emergencias que nos dieron, vamos, que nos han dejado tirados. La ambulancia prometida para las 9 de la noche llega hasta las 23:30 HORAS cuando se iba a proceder el traslado a un hospital francés. Finalmente el paciente se traslada a Zaragoza, tras una auténtica odisea. Por nuestra parte ya habíamos planificado el traslado a PAU que fue anulado por la médico francesa tras llegar la ambulancia medicalizada. A las 23:30 horas el paciente sale hacia Zaragoza. Sus padre y su mujer vuelan desde Edimburgo a Barcelona.
A las 12 de la noche me quedé tirado en oloron, sin bici, y con un maillot de manga corta. La organización pasó de venir a por mí. Un amigo me recogió y a las 2:30 horas camino de hotel en formigal. El chico sigue ingresado en el lozano blesa, en control del sangrado intraparenquimatosa y pendiente de intervención quirúgica, con pronóstico grave.
Con esto quiero transmitir que Ocatagon no se hizo cargo de nada, el tiempo de asistencia de las ambulancias fue desastroso y el rescate de las personas que acompñamos heridos graves, inexistente. Nos dejaban allí. Hable con la consejería de sanidad al dudar que existiese un protocolo he emergencias medicas. En la consejería me dijeron que es obligación de la entidad organizadora en que exista un protocolo de actuación para emergencias médicas pero nunca pudieron desde Francia hablar con ningún coordinador médico.
Está una experiencia desagrabable pero real. Aquí os dejo esta historia real, surrealista e imposible de entender dado que pagamos un seguro específico para estas contingencias.
Saludos de buen corazón. 

Referencia: Foro Mtb: Qebrantahuesos 2013